¿Quieres ofrecer a tus hijos mejores oportunidades?

Oportunidades, hijos

¿Quieres ofrecer a tus hijos mejores oportunidades? y un futuro más pleno y armonioso?

Todos los padres deseamos ofrecer a nuestros hijos mejores oportunidades de las que nosotros mismos tuvimos durante nuestra vida. 

Muchos buscamos información, cursos, clases de estimulación, deportes, idiomas y podemos enfocarnos únicamente en un tipo de inteligencia que puede satisfacer los estándares escolares.

Sin embargo existe un ámbito en el que pocos padres pueden llegar a enfocarse y se trata de la educación y la inteligencia emocional.

En el mundo moderno, lleno de compromisos, actividades, estrés, competitividad y agendas llenas, algunas veces perdemos de vista aquello que nos rige en lo más profundo de nuestro ser: nuestras emociones, y si descuidamos tanto nuestras propias emociones, cómo podremos responder ante las emociones de nuestros hijos, mismas que ocupan un papel fundamental en su desarrollo.

La educación no consiste únicamente en enseñar a hablar, leer, escribir, calcular o tocar un instrumento, la educación más profunda radica en la manera en que nos enfrentamos a la vida.

La educación es un proceso de transformación que surge en la convivencia con adultos. Uno llega a ser el adulto con el que ha convivido. Los hijos aprenden de los padres.                                                     -Humberto Maturana

Si comprendemos que nuestros hijos, aún desde el momento de la concepción, son potentes receptores de nuestras emociones y la manera en que las manejamos, si asimilamos que la manera en que nos enfrentamos a la vida: alegrías, tristezas, frustraciones, enojos, etc. es la manera en que ellos aprenderán como “correcta”, entonces podríamos evaluar si, verdaderamente, esa es la manera en que deseamos que nuestros hijos se enfrenten a los retos de sus propias vidas.

Y si una vez realizada la evaluación de nuestra propia capacidad emocional, aún sentimos que podríamos hacerlo mejor, tal vez sean nuestros propios hijos quienes nos motiven a mejorar por ellos, porque nadie puede dar algo que no tiene, porque únicamente en la medida en que hemos logrado integrar en nuestra vida todas las vivencias tanto las positivas como las negativas, con amor, cuando logramos tomar todo, completamente todo, es que podemos ofrecer a nuestros hijos todo lo que tomamos, incluso las experiencias negativas mismas que, si hemos procesado correctamente, ellos mismos podrán aprender a enfrentarlas cuando se les presenten.

El amor tiene que ver con lo que tomas y consigues y sólo después, puedes dar de todo lo tomado y conseguido  – Angélica Olvera

Te invito a reflexionar sobre la manera en que has enfrentado y mirado tus propias emociones y si consideras que aún existe algo que te gustaría mejorar, busques un acompañamiento que te permita mejorar tu inteligencia emocional, misma que podrás enseñar a tus hijos con tu amor y tu ejemplo.

Dejo esto con amor deseando que encuentres un mejor camino por el cual disfrutar tu vida. Te deseo lo mejor, si requieres mayor información, no dudes en contactarme.

Si quieres conocer más sobre este tema puedes consultar con un  Especialista o Terapeuta

Si quieres conocer más puedes seguirnos en:

O contactarnos en:

[fbcomments]